INFORME LAGO
Friday, October 29, 2010, 15:08










Un estudio de la Universidad de León niega la necesidad de la línea Sama-Velilla

Julio Lago
La necesidad de la construcción de la línea eléctrica Sama-Velilla vuelve a quedarse sin argumentos. El profesor de Economía Financiera de la Universidad de León y autor de un informe sobre la línea, Julio Lago, volvió a arremeter contra la ejecución de este tendido con una actualización de su informe basándose en argumentos oficiales ofrecidos por Red Eléctrica Española (REE), el Ministerio de Industria e, incluso, el propio Gobierno del Principado. Datos que, según el profesor, dan a entender que «la calidad del servicio eléctrico en Asturias es plenamente satisfactoria. No se debería engañar a la sociedad asturiana, porque no se están dando razones serias para justificar la necesidad de la línea eléctrica».

Julio Lago lleva varios años investigando el proyecto de Sama-Velilla. De hecho, hace tres realizó un primer informe en el que ya negaba esa necesidad. Según explicó el profesor, «comencé a analizar el estudio de forma docente, aunque la envergadura de los tendidos, con torres de más de cincuenta metros de altura, me llevó a estudiar el proyecto en profundidad. De ahí nació el primer informe».

Pero ahora, la tendencia actual «vuelve a confirmar que Sama-Velilla es totalmente innecesaria». Para ello, el profesor puso como ejemplo el mapa energético español, donde destacó que la capacidad de generación «sobrepasa los 93.000 megavatios (MW), cuando la punta de demanda no está por encima de los 46.000 MW. Por tanto, el índice de cobertura es más que satisfactorio». Para hacer estas declaraciones, Julio Lago recordó una comparecencia del ministro Miguel Sebastián en julio de 2009 «en el que constataba este diagnóstico».

Otro de los argumentos que el profesor de la Universidad de León echa por tierra es el de la necesidad de las regasificadoras. Según destacó, las seis plantas que existen en el país «se encuentran infrautilizadas, ya que ninguna llega al 50% de su capacidad». Así, la de Barcelona se encuentra al 49%, Sagunto al 62%, Cartagena al 31%, Huelva al 42%, Ferrol al 35% y Bilbao al 59%, según los datos obtenidos a través de la Empresa Nacional del Gas (Enagas). En este razonamiento también incluyó Julio Lago el proyecto para la puesta en marcha de una nueva regasificadora en Gijón, «de la que desconozco su utilidad. Es verdad que el gas tiene otros usos además de producir energía, pero en ese último caso no tendría ningún encaje».

También obtuvo Julio Lago razonamientos desde la propia patronal de la energía. De este modo, aludió a unas declaraciones del propio presidente de Iberdrola, José Ignacio Sánchez Galán, «quien llegó a afirmar que en España no había sitio para ninguna nueva central de ciclo combinado hasta el año 2020». Sánchez Galán no es el único que habla sobre un exceso de potencia instalada y de capacidad de generación. Según destacó el profesor, tanto el secretario de Estado de Energía, Pedro Marín, como el presidente de Unesa, Pedro Rivero, habían manifestado recientemente posturas similares.

Por último, además de las razones energéticas, el profesor Julio Lago hizo alusión al «grave deterioro» que supondría el desarrollo de la línea de alta tensión para la montaña asturiana y leonesa. «La ejecución de la línea echaría por la borda del desarrollo de la Cordillera Cantábrica en el sector turístico», apuntó.

Para remarcar aún más su posicionamiento contrario a la línea de alta tensión Sama-Velilla y la suficiencia energética del país, el profesor de Economía Financiera de la Universidad de León, Julio Lago, recordó que «también hay que tener en cuenta el gasoducto Argelia-Marruecos, que entró en funcionamiento en 1996, y la puesta en marcha de otro nuevo, el Medgaz, que discurrirá entre Argelia y Almería en 2011». Este último gasoducto, según afirmó el profesor, «suministrará el 25% del gas natural que consume el país, con lo que pone en evidencia todavía más este exceso y «hará mayor el grado de infrautilización de las seis plantas regasificadoras existentes».

Julio Lago explicó que, con el gasoducto, «las ventajas son evidentes, el gas entrará directamente en España y no será necesario llevar a cabo el proceso de transformación de estado líquido a gaseoso que se ejecuta actualmente en las regasificadoras, con lo que las que ahora mismo están en funcionamiento seguirán infrautilizadas».



( 116 visualizaciones ) |

<Anterior | 1 | Siguiente> >>